Blog

Qué son los forúnculos y cómo librarse de ellos

Ahora que es verano y nuestra piel está más expuesta, corremos el riesgo de coger infecciones. Una de las dolencias más comunes son los forúnculos. Los forúnculos son infecciones que afectan a grupos de folículos pilosos y el tejido cutáneo adyacente. Las bacterias causantes de la aparición de forúnculos son principalmente las Staphylococcus aureus. Pero también pueden ser producidas por bacterias u hongos que se encuentran en la superficie de la piel. Cuando la bacteria daña el folículo piloso, éste queda expuesto dejando que la infección penetre dentro del folículo y en el tejido por debajo de éste.

golden seed mitigar enfermedades de la piel

Las partes del cuerpo más comunes en las que se dan los forúnculos son la cara, el cuello, la axila, las nalgas y los muslos. Puede haber uno o más forúnculos dependiendo de cuantos folículos estén infectados. Al principio, cuando se está formando el forúnculo, nos puede parecer que hay una zona más sensibilizada, rosácea y un poco inflamada, pero con el tiempo se irá hinchando como un globo de agua o un quiste.

En esta fase nos puede empezar a producir molestias y el dolor irá aumentando a medida que el forúnculo se llene de pus y tejido muerto, por ello es importante que el forúnculo drene lo antes posible para que nos deje de doler. A veces drena por sí solo o a veces es necesario abrirlo, pero no debe hacerlo uno mismo ya que se podría expandir la infección. El tamaño de la protuberancia puede oscilar entre una picadura de mosquito a una pelota de golf.

Dependiendo de la gravedad de la infección, se nos pueden presentar los siguientes síntomas. Entre los más comunes encontramos la aparición de núcleos blancos o amarillos (pústulas), diseminación a otras zonas de la piel o fusión con otros forúnculos, supuración o formación de costra. Otros síntomas más graves pueden incluir: fatiga, fiebre e indisposición general.

Aunque puede ser que los forúnculos se curen por sí solos después de periodos de dolor leve, es más común que se agrave la situación a medida que aumenta el pus. Para tratar los forúnculos se debe aplicar compresas húmedas y calientes en el forúnculo varias veces al día para acelerar el drenado y la curación y una vez se haya abierto, seguir aplicando las compresas. Si se trata de forúnculos grandes se puede necesitar de cirugía para drenarlos.

Para que los forúnculos no se expandan a otras partes del cuerpo es importante limpiarlos y cambiar los apósitos que los cubren con frecuencia. También es importante mantener una higiene corporal exhaustiva y lavarse las manos después de tocar un forúnculo. Hay que lavar toda la ropa que entre en contacto con éste así como toallas y prendas que los hayan rozado con agua muy caliente.

Los jabones o cremas antibacterianas son de poca utilidad una vez que el forúnculo ya se ha formado. Sin embargo hay productos de medicina natural que sí pueden ayudar a curar los forúnculos y a paliar las molestias que éstos producen como por ejemplo el Aceite de comino negro Golden Seed de Siremsyr. Este producto se aplica fácilmente por vía tópica y es 100% natural. El Aceite de comino negro también sirve para paliar otras dolencias de la piel como los abscesos, la psoriasis, acné y vitíligo.

Comenta

Uso de cookies

Para poder ofrecerle un mejor y más personalizado servicio, así como una mejor experiencia de navegación, SIREMSYR utiliza cookies, propias y de terceros. Si usted continua navegando por la página web, se considerará que acepta su uso. Para más información acerca de nuestra política de cookies puede leer nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »